Saltar al contenido

¿Qué es un multímetro?

El sector de la electricidad y la electrónica es uno de los sectores económicos más potentes del mundo, con un crecimiento anual considerable y procedimientos cada vez más especializados. Los multímetros son unos aparatos muy utilizados en esta industria, y en este artículo vamos a ver exactamente qué son estos instrumentos, cómo funcionan y para qué procedimientos los necesitamos, con ejemplos concretos. Papel y boli, ¡empezamos!

Multímetro

Un multímetro (en muchas ocasiones también conocido como tester o polímetro) es un instrumento eléctrico portable normalmente usado para medir y comprobar de forma  directa magnitudes eléctricas que se encuentran en diferentes cuerpos o zonas; unos ejemplos básicos de las funciones que pueden cumplir estos aparatos es la de comprobar el estado de carga de las pilas de 1,5 a 9 vatios, medir resistencias pasivas, comprobación de los circuitos de tu vehículo.  Los polímetros pueden medir de forma directa magnitudes activas como corrientes, tensiones o potenciales, y también magnitudes pasivas como las resistencias y las capacidades.

Las medidas que puede tomar este multímetro pueden realizarse tanto en corriente alterna como en continua, y en el mercado se ofrecen aparatos análogicos y digitales; estas últimas, mucho más sofisticadas que sus homólogos analógicos, varían y tienen algunas características distintivas; en general, son más fáciles de utilizar y más cómodas, pero también son más caras. Si quieres saber más sobre diferencias entre multímetros analógicos y digitales, consulta nuestro otro artículo sobre multímetros en este portal.

Su inventor fue Donald Macadie, un ingeniero eléctrico que trabajaba en el British Post Office. Este inventor británico tuvo la idea de juntar tres aparatos con funciones diferentes en uno solo: el amperímetro (aparato para medir amperios), el voltímetro (aparato para medir voltios) y el ohmetro (aparato para medir ohmios). De hecho, antes de adoptar el nombre de multímetro, se conocía como AVO (Amperios, voltios, ohmios). Este invento supuso una revolución en la época dentro de la industria y facilitó la actividad de muchos profesionales del sector.

El aparato se empezó a comercializar en el año 1923 a través de Automatic Coil Winder and Electrical Equipment Company, y al comienzo solo se podía utilizar para medir corrientes continuas.

¿Como funciona un multímetro?

El funcionamiento de los multímetros se basa en la utilización de un instrumento de medida llamado galvanómetro, el cual es muy sensible, complementado con un circuito eléctrico. El galvanómetro, que tiene forma de aguja, se moverá de un extremo del aparato al otro, dependiendo de la intensidad de la corriente que estemos intentando medir. La aguja se mueve encima de una escala múltiple que permite leer los valores de las diferentes magnitudes.

También tiene un conmutador que sirve para cambiar la función del tester, adaptándolo a la corriente que se está intentando analizar en el momento; este conmutador selecciona el circuito interno que se tiene que utilizar para hacer el análisis, por lo que es una pieza clave de todo el entramado.

Ahora que sé lo que es un multímetro, ¿cómo puedo utilizarlo?

Por regla general, podemos decir que un multímetro no es un aparato complicado de utilizar; sus funciones son sencillas, y no requiere ninguna habilidad especial utilizarlo. Sin embargo, si vamos a utilizar un multímetro clásico o analógico, necesitaremos saber interpretar las medidas que nos dará el aparato tras analizar la corriente. En el caso de los testers digitales, por ejemplo, el mismo multímetro nos dará los datos desglosados, pero para utilizar un aparato analógico necesitaremos tener una base mínima.

mediccion-multimetro

Lo primero que necesitaremos al utilizar este aparato será familiarizarnos con el. Necesitaremos localizar y entender bien el dial del multímetro; suele tener escalas en forma de arco y una aguja que marca los valores que se calculan. También tendremos que utilizar el selector para elegir la función (voltaje, amperaje y ohmiaje) y la escala (x1, x10…) para hacer un análisis exitoso.

Después de ver estas partes, necesitaremos conectar el objeto que queremos analizar con el tester mediante un cable jack-jack; este suele estar en la parte trasera del aparato y cuenta con una entrada distinta por función.

Una vez que hemos hecho esto, simplemente nos toca elegir las corrientes activas o pasivas que queramos medir y la función que queremos entre amperios, ohmios y voltios. Deberemos seleccionar la función y conectar los cables al objeto para que el multímetro nos diga la intensidad. Como hemos dicho anteriormente, si tenemos un multímetro analógico clásico, la aguja se moverá de un lado del tester al otro, mostrándonos la intensidad de una forma que nosotros tendremos que interpretar, mientras que uno digital nos dará el valor numérico de forma directa.

Video de como usar un Tester Analógico

Advertencias y consejos a la hora de usar un Multímetro

Usar el multímetro es una tarea relativamente fácil, pero también hay que tener ciertas cosas en cuenta para poder hacerlo de forma segura. Primero de todo, cuando vayamos a medir la continuidad en cualquier aparato o circuito, debemos siempre cortar la electricidad. Esto es así porque el multímetro tiene su propia fuente de energía en la batería interna, por lo que dejar la electricidad puesta mientras evaluamos las corrientes puede ser muy perjudicial para el aparato.

Muchas veces, sucede que un multímetro deja de funcionar y, por consecuencia, mucha gente suele adquirir otro directamente. Si estamos en esta situación, deberíamos comprobar el fusible primero, ya que en muchas ocasiones con tal de comprar uno en una ferretería y sustituirlo suele ser suficiente; esto es mucho menos costoso y más respetuoso con el medio ambiente, por lo que deberíamos tenerlo en cuenta.

Y por último, una cuestión básica: si no sabemos algo sobre algún equipo eléctrico o una corriente al disponer a utilizar el multímetro, es mejor que no lo hagamos y pidamos ayuda. Un uso desconocido y experimental de este calibre puede suponer un peligro para el aparato, para el objeto que vayamos a analizar y para el mismo usuario del multímetro; mejor asegurar y no lamentarlo más adelante.